¿Cómo tiene que ser una red informática en una empresa?

Una red informática es un sistema en el que dos o más dispositivos informáticos, llamados nodos de red, están conectados entre sí a través de enlaces de red, físicos o inalámbricos, que facilitan, aceleran y aseguran la comunicación y la transferencia de información entre cada nodo de la red. En un contexto empresarial o institucional, las ventajas de contar con una red informática son muchas, lo que no significa que haya que pasar por alto una serie de características a tener en cuenta a la hora de construirla y administrarla.

En cuanto a las ventajas, son claras: por un lado, la transferencia de información dentro de los nodos de la red, como ordenadores, dispositivos móviles, impresoras o tabletas, se vuelve mucho más segura cuando se trata de una red informática privada, ya que se tiene absoluto control sobre todo el tráfico de datos de la misma; al mismo tiempo, estas transferencias son más rápidas y más estables, lo que potencialmente se traduce en ahorro, tanto de tiempo como de dinero.

Dicho esto, no todas las redes informáticas son iguales. A la hora de evaluar las características que buscas en una red informática para tu empresa, es importante que prestes atención a estos factores:

  • Rendimiento: el rendimiento refiere a la velocidad que tarda en ejecutarse un comando específico dentro de la red, y se mide según la cantidad de datos que pueden transferirse por segundo. En general, las redes informáticas con enlaces físicos, como cableados de fibra óptica, por ejemplo, tienen mucho mejor rendimiento que las redes con enlaces inalámbricos.
  • Seguridad: este es quizás el factor más importante a tener en cuenta dentro de una red informática empresarial. La seguridad refiere a la posibilidad de sufrir interferencias que afecten al normal funcionamiento de la red, ya sean accidentales o maliciosas. En general, las redes inalámbricas son más vulnerables a ataques o intrusiones maliciosas, mientras que las redes físicas son más sensibles a sufrir interferencias. En este sentido, la fibra óptica se vuelve a destacar al ser la forma de enlace de red más segura, ya que, al transportar la información en forma de pulsos lumínicos, no corre riesgos de sufrir interferencias, lo que garantiza una mayor seguridad y estabilidad.
  • Confiabilidad: la confiabilidad refiere a la probabilidad de que se produzca un fallo en uno de los nodos de la red informática, y el impacto que ese fallo tendría en el funcionamiento de la totalidad de la red. Es un factor importante de considerar, ya que, si las operaciones de la empresa dependen de que la red funcione ininterrumpidamente, un simple fallo en uno de los nodos puede causar, potencialmente, un daño mucho mayor. En estos casos, es una buena idea asegurarse de que la red cuente con un hardware redundante, que le añade una capa extra de confiabilidad.
  • Escalabilidad: este factor es especialmente importante para las empresas e instituciones en etapa de crecimiento y expansión, ya que refiere a la posibilidad de añadir nodos a la red en el futuro. Ya que cada nodo que se añada a la red influirá sobre otros aspectos de la misma (sobre todo en el rendimiento) es importante planificar a futuro e instalar la red teniendo en cuenta las proyecciones de crecimiento.
  • Disponibilidad: por último, es fundamental que la red informática esté disponible y funcionando siempre que se la necesite. La disponibilidad se refiere a la capacidad de una red informática de funcionar de forma eficiente ininterrumpidamente.

Conocer estos aspectos será fundamental a la hora de instalar tu propia red informática en tu empresa. Debes entender, sobre todo, cuáles son tus necesidades, tanto en el presente como a mediano y largo plazo, para poder construir una red informática que se adapte a tus necesidades y prospecciones a futuro.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

También te puede interesar

Ir arriba